vanessa bedoya

¿Qué hace infantil el cerebro infantil? Conociendo las funciones ejecutivas.

“Mi hijo es impulsivo, no para quieto, no presta atención y es desordenado” ¿Qué debo hacer? ¿Qué le sucede? ¿Qué hace infantil el cerebro infantil? Conociendo las funciones ejecutivas.

Una de las principales demandas de los padres que llegan a mi consulta, es la imposibilidad de manejar la inatención de sus hijos, el desorden, la falta de planificación del día a día y su impulsividad. Y es que en los tiempos que vivimos, la paciencia para cuidarlos y educarlos se debe dividir con el trabajo, las preocupaciones, las dificultades y hasta la pandemia. ¡Vamos, que la vida cada día es más compleja!

A veces como padres, olvidamos que el niño es niño, no solo por su inmadurez física, sino también, por su inmadurez mental y cerebral. Parece que queremos criar adultos maduros en cuerpos de niños. Pero tranquilos, este post de hoy no va de regañar a los padres, así lo parezca en esta pequeña introducción. Hoy quiero permitirles conocer lo que sucede en el desarrollo cerebral infantil, que promueve la conducta de los niños y cómo podemos gestionar ese desarrollo cerebral y emocional de la forma mas positiva posible.

El cerebro humano a diferencia del cerebro de otros animales, continua su desarrollo después del nacimiento y es aquí cuando la cultura, los genes y el ambiente pueden realizar o no un maravilloso trabajo de estimulación, ya que cuando un niño nace continúa alimentándose del entorno y esto le permite un desarrollo exponencial de sus capacidades. Pero cuidado, esto no quiere decir que los niños dejen de ser niños y que ciertos aspectos de su normal comportamiento dejen de existir.

Los aspectos más característicos de las funciones ejecutivas (funciones mayormente encargadas de la regulación del comportamiento humano) son las que necesitan más tiempo y estímulos para su desarrollo. Grandes autores de la materia concuerdan en que las Funciones ejecutivas son definidas como las capacidades cognitivas superiores que le permiten al ser humano planificar tareas, plantearse metas, coordinar actos en torno a la gestión de una actividad de corto y/o largo plazo y seleccionar la conducta adecuada que posibilita la resolución de situaciones novedosas de forma eficaz y eficiente, usando la planificación, la concentración, la modulación,  el autocontrol, la elección de objetivos, la inhibición y la ejecución de un plan.

La funciones ejecutivas definidas en el párrafo anterior, promueven la forma en la que el niño responde a los eventos y sucesos del entorno. Estas van su vez en un paralelo desarrollo con la inteligencia y son una de las zonas cerebrales y funciones cognitivas que más tarde terminan su maduración, alrededor del final de la adolescencia. Entonces, ¿Podría ser debido a esto que nuestros niños se comportan de formas que en ocasiones no logramos entender? ¿Tendría algo que ver, este lento y tardío desarrollo cerebral con las conductas inapropiadas de los niños, la poca planificación en sus tareas y la baja capacidad para prever el futuro y modular sus conductas entorno a dicha predicción? Sabemos ya, que la respuesta a estas preguntas es un rotundo SI. Y no hablo de aquellos casos en los que existe un trastorno del neurodesarrollo, si no, en aquel inmaduro desarrollo normativo del niño en proceso de crecimiento.

Cabe destacar que aunque es normal toda esta inmadurez, no quiere decir que no podamos ayudarle a nuestros niños a potenciar sus funciones ejecutivas con estimulación cognitiva. Pero el tema focal de este post reflexivo es que como padres entendamos que así como existen unos tiempos para que el niño crezca a nivel físico, también hay unos tiempos para que su córtex prefrontal se desarrolle y que a medida que esto suceda, su conducta vaya evolucionando paralelamente. Ahora no me malinterpreten, no pretendo decirles que hay que parar de educar la conducta y dejar que los niños actúen como quieran, más bien mi invitación es a que bajemos el listón de las expectativas conductuales que tenemos sobre nuestros niños y les permitamos errar para aprender y comportarse como niños para después poder crecer. Siempre estando ahí, brindando el soporte y la educación que ellos necesiten, pero permitiéndoles que como niños puedan expresarse y actuar.

Bajar el listón no solo les permite a ellos desarrollar su ser con mas naturalidad, sino, que también nos permite a nosotros, como padres, disminuir la ansiedad que sentimos sobre sus actos y sobre nuestros propios actos paternos, ya que como padres no solo subimos el listón de los niños, también vamos subiendo cada vez más, el listón del desempeño materno y paterno creando malestar interno.

Después de la reflexión anterior, no quiero irme sin antes dejarte algunos tips que pueden ayudarte a estimular las funciones ejecutivas de tus hijos, promover la salud emocional en el hogar y lograr que vivamos estos procesos de crecimiento con tranquilidad, calma y mucho cariño:

  1. Guíalo cuando se equivoque sin olvidar que volverá a cometer el mismo error hasta que su cerebro este listo para aprender. Todo suma, recuerda que el aprendizaje viene guiado por la repetición, no se aprende a la primera.
  2. Puede tener mucha energía y necesita sacarla, ir al parque o hacer un deporte siempre ayuda a tener momentos de calma en casa.
  3. Promueve espacios de dialogo en donde lo invites a reflexionar sobre sus propios actos, que pueda contrastar lo que ha hecho en una situación y lo que podría haber hecho.
  4. Leer siempre es un estupendo ejercicio para la atención.
  5. Enséñale a planificar su día, una actividad familiar o su fiesta de cumpleaños, enséñale a proponerse objetivos para cumplir una meta, has una exposición por pasos.
  6. Permítele que haga la lista de la compra contigo, pensando en el menú de la semana.
  7. Pon unas tareas diarias en casa, corrige con amor cuando olvide hacerla.
  8. Los juegos de mesa de estrategia son perfectos para estimular las funciones ejecutivas.
  9. Permítele dar ideas en la resolución de problemas cotidianos en casa como escoger el menú del día o la ropa que va a usar.
  10. ¡Simón dice! El popular juego de “Simón Dice” o en Latinoamérica “El rey manda”, ayuda a los niños a mejorar el seguimiento de instrucciones, la atención sostenida, la discriminación de estímulos y la inhibición de los impulsos. ¡A JUGAR!
  11. Rompecabezas y acertijos.
  12. Limita los videojuegos, volvamos a los deportes, juegos al aire libre, la socialización con otros niños y el juego simbólico.

Espero que esta información sea valiosa para ti como padre, recuerda que no han nacido con un manual bajo el brazo,  poco a poco ellos crecen y aprenden, así como nosotros crecemos y aprendemos a ser mejores padres.

4 respuestas a «¿Qué hace infantil el cerebro infantil? Conociendo las funciones ejecutivas.»

  1. Inicio por dar las gracias, ante la reflexion que nos tranquiliza y nos brinda herramientas importantes para acompañar a nuestros niños en su crecimiento emocional y cognitivo, para que se de con amor y tolerancia.

  2. Muchas gracias me ayuda muchísimo con mi hijo Dios te bendiga y te de sabiduría para seguir ayudando a muchas madres que como yo en algunos momentos no sabemos que hacer.

    1. Con agrado recibo tu mensaje, este blog esta echo para que madres como tu puedan buscar estrategias de intervención con sus niños. En la cuenta de Instagram hay mas material que puede servirte. Un abrazo fuerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *